Noticias

Español

La Opinión de… Gemma Simón

Corporativo

Graduada en Ciencias Ambientales por la Universidad de Valencia y Máster en Estudios Interdisciplinares en Sostenibilidad Ambiental, Económica y Social por la Universidad Autónoma de Barcelona, Gemma Simón i Mas es la actual coordinadora general de Conbici, una plataforma creada en 1990 que reúne a 70 asociaciones y colectivos de ciclistas de toda España.

Esta plataforma practica, defiende y promueve el uso habitual de la bicicleta como medio de transporte habitual y trabaja para que se cree una legislación de movilidad que proteja el derecho a circular en condiciones de seguridad para todas las personas, incluyendo peatones y ciclistas.

¿Cuál es la visión y misión de Conbici?

ConBici trabaja por el acceso de la población a los beneficios que aporta la bicicleta. Creemos que la bicicleta es un elemento clave para los retos socio-ambientales a los que nos enfrentamos. La bicicleta aporta salud y felicidad a la persona que la utiliza, mientras cuida del resto de personas con las que compartimos espacio. La bici nos aporta ejercicio físico, no emite gases contaminantes durante su uso, los materiales que utiliza son mínimos y son reparables y reciclables, no produce ruidos ni olores molestos, y ocupa poco espacio, contribuyendo a la democratización del espacio público, da autonomía a la infancia, y tiene una accidentalidad muy baja y de baja gravedad. Creemos que la bicicleta es el vehículo ideal para los desplazamientos urbanos de hasta cinco kilómetros. La bicicleta es una aliada para la descarbonización del transporte personal y de mercancías, ofreciendo una alternativa de rápida aplicación, equitativa y económicamente sostenible al modelo de transporte que tenemos actualmente.

ConBici es la entidad de referencia a nivel nacional para la promoción de la bicicleta como medio de transporte habitual, seguro y sostenible. Somos una coordinadora estatal que reúne 72 entidades locales que impulsan el uso de la bicicleta en sus municipios. Con Bici se encarga de elevar y coordinar esas demandas a nivel Estatal. ConBici apoya, representa y defiende ante entidades públicas y privadas los derechos y los intereses de las personas que utilizan la bicicleta como medio de transporte o de ocio, con el fin de lograr implementar medidas, normativas, infraestructuras y todo aquello que fomente la cultura de la bicicleta.

¿Qué acciones o actividades promovéis para cumplir estos objetivos?

ConBici fue la promotora y participó en la Estrategia Estatal por la Bicicleta. También coordinamos el grupo interparlamentario por la bicicleta, que reúne a miembros del Congreso y del Senado de todos los grupos parlamentarios para revisar la normativa estatal que afecta a la bicicleta y adaptarla y reformarla siguiendo las directivas europeas. Dentro de las acciones que desarrollamos se encuentra Cycling With Clean Air, un proyecto de medida de la calidad del aire en 14 ciudades con personas voluntarias que llevan un medidor en su bicicleta durante sus viajes diarios; y el Congreso Ibérico “La bicicleta y la ciudad” junto con la federación portuguesa de la bicicleta, el último lo celebramos en Barcelona. En estos eventos invitamos a corporaciones locales, sector empresarial y asociativo para compartir los últimos proyectos y casos de éxito en la promoción del uso de la bicicleta.

También hacemos campañas en redes sociales para la visibilización de mujeres referentes en el mundo de la bicicleta y participamos en charlas y webinars para resaltar el papel de la bicicleta en la equidad; y damos formaciones sobre los fondos europeos Next Generation para fomentar la inclusión de proyectos relacionados con la bicicleta. Estamos en distintas alianzas nacionales e internacionales por el transporte limpio como Clean Cities Campaign, Alianza Ibérica por el Ferrocarril (que se presentó el 27 de junio en Madrid), Clean Mobility Collective u otras.

Igualmente, estamos realizando un informe del impacto de la bicicleta en la economía junto con la consultoría Gea21. Los fondos provienen de una subvención para la promoción e implementación de la Agenda 2030. Y estamos colaborando en el proyecto SCAP (European Cyclist Federation, Fedex y Alianza), el programa de Promoción de Seguridad en Bicicleta (Safer Cycling Advocate Program – SCAP en sus siglas en inglés) que facilita una Guía de Buenas prácticas escrita en cooperación entre la European Cyclists’ Federation, Fietsersbond (la Unión de Ciclistas Holandeses) y Cyklistforbundet (Federación de Ciclistas Danesa) y que ConBici ha traducido al castellano.

Además, como parte de la acción institucional estatal en defensa de la bicicleta nos reunimos periódicamente con el ministerio de Transición Ecológica, el de Agricultura, Transporte, Derechos Sociales y Agenda 203, la DGT y la secretaría de Estado de Turismo entre otros.

En el último informe de Impulsa publicado por Ineco, aparecen Sevilla y Barcelona dentro de las 20 ciudades más amigables del mundo para la movilidad ciclista. ¿podemos decir que hemos avanzado algo en España en los últimos años en la promoción de la bicicleta dentro de las ciudades?

En los últimos años las ciudades han aumentado el número de carriles bici, van adoptando zonas 30, zonas de bajas emisiones y zonas pacificadas o peatonales. Estos entornos promocionan el uso de la bicicleta, no obstante, en el ideario colectivo se sigue relacionando a la bicicleta como un elemento de deporte o de recreo y no como una posibilidad de desplazamiento diario. Como indica el informe Impulsa de Ineco, las cuotas modales de las ciudades que más implantación tienen de la bicicleta siguen estando muy lejos de las de los países a los que nos queremos parecer: Holanda, Dinamarca y Alemania.

Esto no quiere decir que no vayamos en la buena dirección. Es muy buena noticia que las ciudades vayan construyendo infraestructura ciclista, que las cuotas modales vayan en aumento y que la brecha de género en el uso de la bicicleta disminuya. Pero no hay que dormirse, sino seguir trabajando. En Barcelona las bicicletas ya se amontonan en carriles bici que desde su inicio fueron demasiados estrechos, la ciudad pide a gritos un ensanche y ampliación de la red de vías ciclistas.

Según este informe, tanto Sevilla como Barcelona presentan entre 3 y 20 km de carril bici por cada 10.000 habitantes, pero ¿realmente tenemos en España infraestructuras amigables y respetuosas con la bicicleta?

Depende mucho de la ciudad donde estés. Como ya he comentado hasta el momento han sido las ciudades las que han construido los carriles bici muchas veces sin ninguna estrategia de futuro, por tanto, falta coherencia en las propias ciudades y conexiones con las áreas metropolitanas y zonas rurales. Hasta ahora el buen diseño ha sido para las carreteras y autovías. Sin conocer el recorrido nos es muy fácil ir desde un pueblo cualquiera a otro en un vehículo motorizado, tenemos aplicaciones que nos orientan, una infraestructura vial de calidad y bien señalizada. Pero, ¿y para ir en bicicleta o caminando? La cosa ya se pone difícil. Tenemos toda una red de caminos que unen o que unían muchas localidades que han sido olvidados por un sistema de movilidad de alta velocidad, que además aumentan el desarraigo al territorio. Revisar estas redes de comunicación, reacondicionarlas, señalizarlas y ponerlas en valor, es una tarea pendiente. Desde ConBici estamos trabajando por una red cicloturista estatal que pueda incluir conexiones directas entre pueblos que sirvan para el desplazamiento cuotidiano.

En su opinión, ¿qué pueden hacer las Administraciones para mejorar esta situación? ¿Y el tejido empresarial?

Las administraciones deberían recordar que cada vez que hablan de descarbonización y de eficiencia energética están hablando de la bicicleta. Puesto que la bicicleta es muy eficiente en el uso del espacio y materiales, la infraestructura que necesita es de bajo coste y rápida implantación. Además, según el Barómetro de la bicicleta del 2019, un 71,8% de las personas tenemos bicicletas en casa, lo que significa un potencial de cambio a corto plazo tremendo. Si queremos llegar a cumplir los objetivos climáticos a tiempo e incluir a toda la población en esta transición, la bicicleta es una gran aliada.

Necesitamos un impulso político decidido y unos equipos técnicos preparados, necesitamos implantar las estrategias y estudios que tenemos sobre la mesa con presupuestos suficiente mientras los monitorizarlos con indicadores y seguimos avanzando. Las empresas pueden aportar mucha innovación social y material en la consecución de estos objetivos.

Para terminar, una pregunta que nos permita conocer su faceta más personal: libro y un lugar para visitar

De libro Momo, y lugar para visitar la India.

Undefined
Corporativo (243)
Encuentros (103)
Eventos (145)
Premios (52)
Proyectos (170)
Undefined